BIBLIOTECA

El programa de Biblioteca Escolar, como parte integral del proceso educativo, tiene el compromiso de ofrecer servicios que estén a la disposición de todos los estudiantes y que enriquezcan el proceso educativo fortaleciendo las tareas del aula.
Las áreas fundamentales que atiende son:
1. Introducción al mundo de la información.
2. Integración de los recursos bibliotecarios al proceso de aprendizaje.
3. Hábitos y destrezas de estudio.

¿QUÉ ES UNA BIBLIOTECA ESCOLAR?
Podemos definirla como aquel espacio físico ubicado dentro el ámbito del centro educativo que “proporciona libros, recursos y servicios de aprendizaje que ayudan a todos los miembros de la comunidad escolar a pensar en sentido crítico y a utilizar eficazmente la información”.
(Manifiesto de Unesco para las Bibliotecas Escolares).

¿QUÉ QUEREMOS?
Que la Biblioteca Escolar sea concebida como:
1. Un lugar activo, en permanente desarrollo, que genere espacios de encuentro y que se nutra de la participación de todo el colectivo escolar.
2. Una biblioteca abierta, flexible y generadora de ideas en donde la lectura sea vivida como una necesidad y fuente de disfrute, placer, creación e información.
3. Una organización inteligente, eficiente y eficaz, incorporada al contexto académico y promotora de acciones que permitan el crecimiento individual y colectivo.
4. Un modelo de biblioteca integradora de las relaciones biblioteca-familia-comunidad educativa de tal modo que se constituya un referente cultural del Centro Educativo y su entorno.

¿PARA QUÉ? Y ¿POR QUÉ?
1. Para que la Biblioteca Escolar llegue a ser un espacio difusor del acto de leer como un aprendizaje en sí mismo, una experiencia de vida que a su vez amplíe la propia.
2. Para que los niños descubran y experimenten el placer de leer y se aproximen a ser lectores constantes y autónomos, con un mundo interior más rico que les permita conocer más crítica y creativamente la sociedad en que vivimos.
3. Porque la biblioteca constituye una invalorable herramienta de apoyo al currículo escolar.
4. Porque el gran desafío actual es aprender a aprender y esto es imposible pensarlo sin el soporte de la lectura como eje conductor para la apropiación de saberes